H

Hueles a letras.

Anuncios

Decorar con “Friends TV”

Pegando fuerte llega La Vasca con un nuevo blog de manualidades y decoración que no os dejará indiferentes.

En “la novia de pinocho” podréis poco a poco ir sacando todas esas ideas que no pueden faltar en vuestro hogar.

Yo con mi fanatismo algo insano por la serie Friends no he podido evitar trasladar su marco a mi propia puerta.

Desde aquí le mando muchos ánimos con su nuevo proyecto que espero crezca rápido como la espuma en cuanto a entradas y seguidores.

XXXOOO

SALLYPAN

 

Origen: Decorar con “Friends TV”

Soy pecadora

Fragmentos de “El olvido que seremos”

“El olvido que seremos”

de Héctor Abad Faciolince

“Mi abuelo a veces comentaba sobre mí: <<A este niño le falta mano dura.>> Pero mi papá le respondía: <<Si le hace falta, para eso está la vida, que acaba dándonos a todos; para sufrir, la vida es más que suficiente, y yo no le voy a ayudar.>>”

“El sufrimiento yo no empecé a conocerlo en mí, ni en mi casa, sino en los demás, porque para mi papá era importante que sus hijos supiéramos que no todos eran felices y afortunados como nosotros, y le parecía necesario que viéramos desde niños el padecimiento, casi siempre por desgracias y enfermedades asociadas a la pobreza, de muchos colombianos.”

“Quizás el artículo más importante que se publicó en el U-235 fue uno que apareció en el primer número des periódico. Estaba firmado por el mayor, y quizás el único filósofo que ha tenido nuestra región, Fernando González. Mi papá contaba que desde muy joven había leído al pensador de Otraparte, y que escondía sus libros debajo del colchón de la cama pues una vez que mi abuela lo había visto leyéndolos se los había tirado a la basura.”

“Decía que la sola medicina de dar agua potable y leche limpia salvaba más vidas que la medicina curativa individual, que era la única que querían practicar la mayoría de los colegas, en parte para enriquecerse y en parte para aumentar su prestigio de magos de la tribu. decía que los quirófanos, las grandes cirugías, las técnicas de diagnóstico más sofisticadas (a las que solo tenían acceso unas pocas personas), los especialistas de cualquier índole o los mismos antibióticos -por maravillosos que fueran-, salvaban menos vidas que el agua limpia. Defendía la idea elemental-pero revolucionaria, ya que era a favor de todo el mundo y no de unos pocos-de que lo primero es el agua y no deberían gastarse recursos en otras cosas hasta que todos los pobladores tuvieran asegurado el acceso al agua potable. “La epidemiología ha salvado más vidas que todas las terapeúticas”, escribió en su tesis de grado. Y muchos médicos lo detestaban por defender eso en contra de sus grandes proyectos de clínicas privadas, laboratorios, técnicas diagnósticas y estudios especializados. Era un odio profundo, y explicable tal vez, pues el gobierno siempre estaba dudando sobre cómo repartir los recursos, que eran poco, y si se hacían acueductos no se podían comprar aparatos sofisticados ni construir hospitales.”

“Yo recuerdo una noche en que, con mi mamá y mi papá, fuimos a la cárcel a llevarles unas cobijas a René y a Luis Alejandro, a quienes habían metido presos en La Ladera y se morían de frío en una escuálida celda, acusados de rebelión junto con otros curas del Grupo Golconda, que era un movimiento cercano al pensamiento de Camilo Torres, el cura guerrillero, y que tomaba en serio aquella recomendación del Concilio que aconsejaba la opción preferencia! por los pobres. Desde esos días yo comprendí que también dentro de la Iglesia se estaba librando una guerra sorda, y que si en mi casa y en mi cabeza había muchos partidos en pugna, afuera las cosas no eran muy distintas. Algunos de estos curas rebeldes de las comunidades de base, además de oponerse al capitalismo salvaje, estaban en contra del celibato sacerdotal, apoyaban el aborto y el condón, y más tarde estuvieron de acuerdo con la ordenación de las mujeres y el matrimonio homosexual.”

“Recuerdo al menos tres: El universo es un vasto océano, de Valentina Tereshkova, la primera astronauta mujer; otro de Yury Gagarin, donde el pionero del espacio decía que se había asomado al vacío sideral y allí tampoco había visto a Dios (lo cual para mi papá era una demostración boba y superficial, pues bien podía Dios ser invisible); y el más importante, que mi papá me leía explicándome cada párrafo. El origen de la vida, de Aleksandr Oparin, donde se relataba de otra manera la historia del Génesis, y sin intervención divina, de modo que yo pudiera resolver con explicaciones científicas las primeras preguntas sobre el Cosmos y los seres vivos, con un químico Caldo Primordial bombardeado por radiaciones estelares durante millones de años, hasta que al fin habían surgido por accidente o por necesidad los primeros aminoácidos y las primeras bacterias, en el lugar que antes había ocupado el poético Libro con los siete días de milagrosos relámpagos y repentinos descansos de un ser Todopoderoso que, misteriosamente, se cansaba como si fuera un labrador. Todavía conservo estos libros, firmados por mí en 1967, con esa incierta caligrafía de los niños que apenas están aprendiendo a escribir, y con la firma que usé durante toda la infancia: Héctor Abad”

“En últimas, en asuntos de religión, creer o no creer no es sólo una decisión racional. La fe o la falta de fe no dependen de nuestra voluntad, ni de ninguna misteriosa gracia recibida de lo alto, sino de un aprendizaje temprano, en uno u otro sentido, que es casi imposible de desaprender. Si en la infancia y primera juventud se nos inculcan creencias metafísicas o si por el contrario nos enseñan un punto de vista agnóstico, o ateo, llegados a la edad adulta será prácticamente imposible cambiar de posición. Los niños nacen con un programa innato que los lleva a creer, acríticamente, en lo que afirman con convicción sus mayores. Es conveniente que sea así pues qué tal que naciéramos escépticos y ensayáramos a cruzar la calle sin mirar, o a probar el filo de la navaja en la cara para ver si corta de verdad, o a internarnos en la selva sin compañía. Creer a ciegas lo que le dicen los padres es una cuestión de supervivencia, para cualquier niño, y en eso caben los asuntos de la vida práctica como también las creencias religiosas. No creen en fantasmas o en personas poseídas por el demonio quienes los han visto, sino aquellos a quienes se los hicieron sentir y ver (aunque no los vieran) desde niños. A veces unas pocas personas, ebrias de racionalidad, al crecer, recapacitan y por algunos años adoptan el punto de vista descreído, aunque hayan sido educados de un modo confesional, pero cualquier fragilidad de la vida, vejez o enfermedad, los vuelve tremendamente susceptibles a buscar el apoyo de la fe, encarnada en alguna potencia espiritual. Sólo quienes estén, desde muy temprano en la vida, expuestos a la semilla de la duda, podrán dudar de una u otra de sus creencias. Con una dificultad adicional para el punto de vista que desconoce la vida espiritual (en el sentido de seres y lugares que sobreviven después de la muerte o que son preexistentes a nuestra propia vida), que consiste en que probablemente, por una cierta agonía existencial del hombre, y por nuestra torturadora y tremenda conciencia de la muerte, el consuelo de otra vida y de tener un alma inmortal, capaz de llegar al Cielo o capaz de trasmigrar, será siempre más atractiva, y dará más cohesión social y sentimiento de hermandad entre personas lejanas, que la fría y desencantada visión en la que se excluye la existencia de lo sobrenatural. Los hombres sentimos una honda pasión natural que nos atrae hacia el misterio, y es una labor dura, y cotidiana, evitar esa trampa y esa tentación permanente de creer en una indemostrable dimensión metafísica, en el sentido de seres sin principio ni final, que son el origen de todo, y de impalpables sustancias espirituales o almas que sobreviven a la muerte física. Porque si el alma equivale a la mente, o a la inteligencia, es fácil de demostrar (basta un accidente cerebral, o los abismos oscuros del mal de Alzheimer) que el alma, como dijo un filósofo, no sólo no es inmortal, sino que es mucho más mortal que el cuerpo.”

“Le pareció grotesco cuando los marxistas quisieron convertir y convirtieron la vieja capilla de la ciudad universitaria en un laboratorio, y luego en un teatro, pues si bien la Universidad debía ser laica, había nacido religiosa, es más, había nacido en un convento, y por lo tanto respetar (en vista de que la mayor parte de los profesores y de los estudiantes eran creyentes) un sitio de culto, no era una claudicación de ese ideal laico, sino la confirmación de un credo liberal y tolerante que admitía toda manifestación intelectual de los hombres, sin excluir las religiosas, y poco tendría de malo que la universidad albergara también un templo budista, una sinagoga, una mezquita y una capilla de masones. Todo fundamentalismo era para él pernicioso, y no sólo el de los creyentes, sino también el de los no creyentes.”

Si quieres descargar el libro, pincha aquí.

 

 

 

Escritura creativa

Este año por fin me han cogido en el curso de Escritura Creativa de la Universidad Popular (después de 3 años intentando entrar).

Lo primero que me sorprendió nada más llegar fue que la edad del género masculino es bastante alta. En cambio, las mujeres que estamos tenemos edades  bastante diversas. Además, hay más hombres que mujeres en correspondencia 7/10 sin contar a la profesora. Supongo que todos estos datos serían dignos de análisis si tuviera ganas y tiempo de analizarlos.

Respecto a las clases, son muy dinámicas y entretenidas. Al escuchar los relatos de los compañeros, se aprende mucho, aunque a veces hay problemas de atención que derivan de que todos tenemos formas de escribir muy diversas. Por más que intento focalizar mi atención, si algún relato resulta extremadamente tedioso (esto es algo subjetivo, ya que es según mi criterio) no puedo evitar distraerme. No culparé, por tanto,a alguno de mis compañeros si se distrae mientras leo los míos.

La finalidad principal de las clases, a parte de aprender, es obligarnos a nosotros mismos a escribir. Cada semana redacto dos relatos cortos de no más de 350 palabras (las que deben ser para que podamos leer todos). Aunque vivo al límite en cuanto a la gestión de mi tiempo, me encanta conseguir semana tras semana alcanzar el reto fijado y llevar mis dos relatos a clase.

Hoy, por primera vez, estoy haciendo uno más largo, y aunque la idea ya está cerrada, el relato en sí aun no. Para la clase del miércoles he escrito un relato que no es sino la primera parte de 5 relatos que irán seguidos. Dudo que pueda leer los 5 en clase, ya que los ejercicios mandados por la profesora son específicos. Pero de no ser así, siempre puedo compartirlos aquí o con mis compañeros de alguna manera, ya que los cinco son necesarios para entender como la historia cambia y evoluciona.

De nuevo, volviendo a la clase, decir que tenemos una profesora maravillosa, que me da mil vueltas en mi versión más happy ya que nunca le falta la sonrisa en la cara. Por el momento, sabe guiar a la clase perfectamente (se notan sus años de experiencia) y ha sabido motivarme con los temas así como aclararme las dudas que me van surgiendo.

Si esto sigue así tendré que renovar mi matrícula para el segundo cuatrimestre ^^

5d6019aa8377c15056cda0fd6bcbe0bb

Ilustración de Nicoletta Ceccoli

Ubicación del Imperio Romano de Oriente

byzantine_empire_animated2

Imagen

Fragmentos de”El éxodo de los Gnomos I: Camioneros” de Terry Pratchett

 

Acerca de los gnomos y del tiempo

“Los gnomos son diminutos. Por norma general, las criaturas pequeas no viven mucho tiempo. Pero a cambio, tal vez, viven más deprisa.

Permitid que os lo explique.


Una de las criaturas de vida más efímera en nuestro planeta es la cachipolla adulta, una mosca que sólo dura un día. Los seres de existencia más larga son las secoyas, unos árboles emparentados con los pinos que tienen 4700 años y aún siguen creciendo.

Esto puede parecer una considerable desventaja para la cachipolla, pero lo importante no es cuánto dura una vida, sino cómo percibe uno el paso del tiempo. Puede que una cachipolla anciana se siente a lamentarse de que la vida en ese minuto ya no sea tan maravillosa como en los viejos tiempos de minutos atrás, cuando el mundo era joven y el sol parecía mucho más luminoso y las larvas le tenían a una un poco de respeto. Los árboles, en cambio, que no son famosos por la rapidez de sus reacciones, tal vez apenas lleguen a percibir cómo parpadean los cielos antes de que la podredumbre seca alcance su madera y las carcomas se instalen en ella.

Todo se rige por una especie de relatividad. Cuanto más deprisa vive uno, más se prolonga el tiempo. Para un gnomo, un año dura lo que una década para un humano. Recordadlo. Y no dejéis que ello os inquiete. A ellos no les importa. Ni siquiera se dan cuenta.”

Mis amigas, mis hermanas

Estoy participando en un taller online de “cuentacuentos” precioso
Nos han pedido en este que escribamos un minicuento con estas palabras: morado, camiseta y pelota.
 
A mí me ha salido esto:
 
“…y si la camiseta hubiera sido más pequeña, no habría habido ningun problema. Pero no, era enorme, y yo me sentía diminuta dentro de ella. ¿como podía ser que me la hubieran regalado para mi cumpleaños? Sí, era morada. Al menos era morada. Si bien combinaba que daba gusto con mis gafas moradas que tanto me había costado graduar, ésta seguía siendo enorme para mí. ¿qué querían que metiera dentro? Se les había ido claramente la pelota, y ni siquiera guardaron el ticket, pero, yo las quería igual, ellas eran más que mis amigas, ellas eran mis hermanas.”
 
Esto es más que una forma de vida, es mi forma de vida.

Te ví

cape

Imagen

La teta que os falta

El corto dirigido por César Ríos Aguilar, “La teta que os falta”, se ha convertido en el más visto en la historia de FIBABC. En este trabajo, que fue producido gracias a FECMA (Federación Española de Cáncer de Mama) intervienen Beatriz Rico, Elena Martín, Mónica Aragón, Rocío Muñoz, Myr Garrido, Albert Coma, David V. Muro, Ismael Martínez y Patxi Freytez.

Compañeras siempre

¿O acaso tú no lo ves?

La difícil relación entre la historia y la memoria

Fragmento extraído de “Enseñar a pensar históricamente; Los archivos y las fuentes documentales en la enseñanza de la historia” de Gemma Tribó Traveria.

Cuadernos para la formación del profesorado – Educación Secundaria.

1.4 LA DIFÍCIL RELACIÓN ENTRE LA HISTORIA Y LA MEMORIA

[…] A pesar que las relaciones entre memoria e historia son difíciles y complejas, parece que actualmente nuestras sociedades aceptan, no sin contradicciones, esta necesaria articulación. El hecho de que la historia haya recuperado estos últimos años prestigio social y académico ayuda a reflexionar sobre la relación entre la memoria del tiempo presente y la reconstrucción del pasado histórico. La interacción entre historia y memoria la podemos tipificar en cuatro situaciones:

  1. Cuando se observa una confusión entre la historia oficial y memoria acostumbramos a encontrarnos ante ideologías nacionalistas fuertes que tiendes a ignorar y a excluir a las otras “memorias”. El citado informe de la Real Academia de la Historia, de junio de 2000, es un ejemplo de ello: tiende a confundir su visión de la historia con la única memoria legítima de la historia de España. En opciones de este tipo, las otras memorias son ridiculizadas y marginadas, cuando no vistas como un peligro o falsificadas. La obsesión del informe de la Real Academia por atribuir a los docentes algunas comunidades autónomas el olvido de la historia de España y su sustitución por una historia “regional” es grotesca, y más cuando hay datos empíricos suficientes que demuestran los contrario (Informe de la Fundació Jaume Bofill, 2001). Otro ejemplo lo constituye la declaración que, con absoluta contundencia, realizó la ministra Pilar del Castillo que afirmó que “nunca se había prohibido hablar catalán”, caso burdo de falsificación de la memoria conociendo como conocemos la persecución y prohibición oficial del uso público de la lengua catalana a partir del siglo XVIII y, de manera especialmente encarnizada, durante el franquismo. De este modo, la visión centralista del estado conduce a las memorias que nacen de discursos que no son de la nación dominante hacia una situación marginal y hacia la inexistencia, o bien las reinventa al margen de la realidad frivolizándolas. Desde una posición periférica o desde una memoria de grupo no-dominante también se pueden producir manipulaciones y, obviamente, el resultado es igualmente sectario y peligroso para la convivencia.
    Algunos libros de texto franceses y alemanes de antes de la Segunda Guerra Mundial ofrecían también una notable confusión entre historia oficial y memoria, y, sin ser abiertamente belicistas, inducían indirectamente a la justificación de la guerra. Se fundaban en la aceptación de la propia historia oficial como la única legítima, negando de manera indirecta la memoria de los otros pueblos o naciones.
  2. Actualmente, se constata una falta de armonía entre memoria e historia provocada, indirectamente y en parte, por la ruptura epistemológica producida por las transformación en saber escolar del paradigma de la Escuela de los Annales. A partir de los años setenta del siglo pasado, al cuestionar la historia política dominante e introducir en los libros de texto historia económica y social se pierde el relato de los hechos políticos relevantes, vinculados a la memoria colectiva. En realidad, se produce una discontinuidad entre la historia política, de reyes, fechas y batallas, estudiada por la generación anterior y la historia social y económica aprendida por sus hijos. El cambio de paradigma de la historia enseñada en las aulas provoca que los padres de hoy argumenten que sus hijos no saben historia y que en los institutos no se enseña historia. Lo que sucede es que los alumnos actuales tienen pocos elementos evocadores de la historia política diacrónica que estudiaron sus padres, en cambio han adquirido conocimientos de historia económica y social que sus progenitores no valoran o no perciben como como conocimiento histórico. Los niños españoles no recuerdan el Dos de mayo o no saben quién era Agustina de Aragón y los niños franceses quizás desconocen a Juana de Arco, pero saben quiénes eran los siervos de la gleba o han estudiado el proceso histórico de la Revolución Industrial. Este cambio de paradigma de la historia enseñada -que no es general porque algunos profesores han continuado explicando historia política y, además, la nueva revitalización de la historia escolar está relacionada con la historia narrativa propia del positivismo y de la recuperación del acontecimiento- ha provocado en algunos docentes que lo que enseñan no es historia, cuando en realidad están enseñando historia de la vida cotidiana o historia económica y social.
  3. Cuando una sociedad ha vivido momentos de mucha crueldad y violencia se da a menudo un secuestro de la memoria por parte de los poderes políticos: la historia oficial -investigada y enseñada- niega la memoria. En nuestro país ha pasado con la violencia masiva ejercida por el ejército franquista o con la crueldad de la posguerra. Hace poco se pasó por TV3 un reportaje muy bien documentado sobre los niños perdidos de la guerra civil (R. Vinyes, 2000), es decir niños robados a las presas políticas en las cárceles franquistas durante la posguerra, que es una muestra más de secuestro de la memoria del tiempo presente y particularmente grave si se tiene en cuenta que a las otras televisiones españolas se les vetó pasar el reportaje. Se trata de un grave pecado de omisión de nuestras frívolas sociedades postmodernas, pecado que se ha dado el dominio de diversos regímenes o de los agredidos son muy claras en dictaduras y regímenes autoritarios, pero los procesos de recuperación de la memoria del tiempo presente en las sociedades democráticas son complejos, tal como muestran los casos de los desaparecidos argentinos y chilenos.
    Las democracias europeas también han “olvidado” momentos denigrantes de su historia, cuando la imagen de la nación podía ser negativa o la autoestima de algunos ciudadanos notables herirse. En la vecina Francia, se han ocultado aspectos sustanciales de la ocupación alemana o de la guerra de Argelia (1954-1962). En la posguerra mundial, la mirada a la propia historia era indecisa y poco valiente, han pasado muchos años para poder mirar hacia atrás serenamente y recuperar la memoria del holocausto nazi -judío, gitano, de comunistas,…- o de la traición de Vichy. Parece que ahora, muy tímidamente, también la democracia española se atreve a mirar hacia atrás sin ira.
  4. A veces, simplemente, la memoria niega la historia, por miedo, porque no interesa, para maquillar la propia imagen colectiva. La necesidad de supervivencia de los que han vivido directamente la violencia les hace “olvidar”, les hace actuar de manera irracional con el recuerdo: actuar como si aquello nunca se hubiera vivido, negarlo ya que es demasiado doloroso (A. Bastida, 1994). En situaciones bélicas de extrema crueldad, como por ejemplo los supervivientes de los campos de concentración nazis, el peso de la memoria es tan embrutecedor y tan pesado que se intenta olvidar para poder sobrevivir. Sólo después  de muchos años han salido a la luz relatos que recuperan estas vivencias extremas. La historia de la Alemania contemporánea está llena de estos ejemplos, pero situaciones análogas se han dado en la recuperación de la memoria de la guerra civil española y de la inmediata posguerra y en situaciones de violencia de dictaduras latinoamericanas.

 

An epidemic of beauty sickness

Renee Engeln | TEDxUConn 2013

Fragmentos de “El cazador de estrellas” de Ricardo Gómez

“Al tío tampoco le gustaban esas bromas, y se enfadaba con ese doble lenguaje. <<Un saharaui nunca miente>>, decía Abd’salam muy serio cuando regañaba a su sobrina. Y lo explicaba:<<La gente del desierto no puede mentir. Si a alguien se le dice que a dos días de camino hacia el oeste hay un oasis o una jaima, no se le puede engañar. De ello depende su vida.”

“Bachir, que era experto en conocer el mundo a través de los sonidos, también sabía que el silencio era una forma de comunicación.”

“Cerró el libro pensando que había una distancia enorme entre la libertad y la esclavitud.”

“-¿Y nunca ha sentido miedo?

-¡Muchas! Pero siempre antes de tomar decisiones. Cuando se toma la decisión, ya no hay que temer. Hay que seguir adelante, pase lo que pase. El miedo sirve para decidir; es un arma de los prudentes. Pero en la acción es un obstáculo para sobrevivir. ¿Entiendes?”

“-¡Yo de mayor también seré soldado para defender a nuestro país!

-Pero en nuestro pueblo no hay soldados. Nunca los ha habido. Un soldado es un hombre inútil; no crea nada, no produce nada, no transforma nada. Solo destruye.”

“-¿Qué son las estrellas?

-¿Quieres la leyenda o la verdad?

Bachir dudó ante esa oferta sorprendente y eligió la primera.

-Hace mucho tiempo, en nuestra tierra había unos gigantes, los Hylali Yin. Eran hombres sabios y valientes. En aquella época, la noche era oscura y no había luces que señalaran el camino. Entre todos, tomaron en sus manos las piedras de una montaña e hicieron una gran bola que lanzaron al cielo. Esa bola es la luna. Pero no contentos con sus movimientos caprichosos, subieron a la montaña más alta y con las puntas de sus lanzas hicieron agujeros en el cielo para guiar a los caminantes. Estos agujeros son las estrellas.”

“Sheliak y Sulafat”

“Muchas personas en el mundo están enfermas. Es el designio de Alá, cuya razón nunca podremos conocer. Las dolencias del cuerpo no son las peores. Hay que protegerse más de las enfermedades del alma, porque hacen sufrir a los demás. La envidia, el odio, la pereza o la codicia causan en el mundo más daño que la peor de las pestes. Puede que algún día te cures de todo. Pero también puede que no. Muchas personas aprenden a convivir con su enfermedad y son mejores y más sabias que otras con el cuerpo sano. Tú no puedes conocer tu destino, pero si puedes elegir cómo quieres ser.”

“Recordó las palabras de Jamida y consideró que quizá también los pueblos podrían sobrevivir con dignidad, a pesar de las guerras, la falta de lluvia o las privaciones. Las enfermedades de los pueblos eran como las enfermedades de los hombres”

“Ya luchamos, cada día que pasa. Sobrevivir es nuestra forma de lucha. Solo con eso le decimos al mundo que seguimos aquí. Que se está cometiendo una gran injusticia con el pueblo saharaui”

“Fuego mudo” de Mario Benedetti

(Aunque a mí me evoca Soledad)

A veces el silencio
convoca algarabías
parodias de coraje
espejismos de duende
tangos a contrapelo
desconsoladas rabias
pregones de la muerte
sed y hambre de vos.

Pero otras veces es
solamente silencio
soledad como un roble
desierto sin oasis
nave desarbolada
tristeza que gotea
alrededor de escombros
fuego mudo.

Anteriores Entradas antiguas

Mafalda:

"¿No será acaso que esta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida?

John Lenon:

"La vida es aquello que te va sucediendo mientras tú te empeñas en hacer otros planes"

Blog Stats

  • 139,531 hits
A %d blogueros les gusta esto: