Más indignada que nunca…

Acabo de ojear un titular online que citaba lo siguiente:

Elecciones en España: la crisis empuja a los jóvenes a la derecha

15-Nov 04:04 pm|BBC Mundo
El voto de los jóvenes parece estar consolidando la posición del candidato conservador, Mariano Rajoy, otros dicen que más que acercarse a la derecha y quieren alejarse del gobernante PSOE.
No cabe duda de que las palabras se amoldan a la realidad como nunca. He podido comprobar de primera mano, al hablar con mis compañeros de clase que unas 60 personas de 80 van a votar al PP. Lo peor de todo es que la gran mayoría de éstos no lo votan porque  hayan  pertenecido desde siempre a la derecha, o porque les atraigan sus propuestas electorales, ¡lo votan simple y llanamente por no votar al PSOE!, por pura venganza, o por simple cambio.
Me parece tan triste…
Anuncios

Estamos medio cocinados ¿o no?

Desde la alegoría de “La Caverna” de Platón a “Matrix”,
pasando por las fábulas de La Fontaine,
el lenguaje simbólico es un medio privilegiado
para inducir a la reflexión y transmitir las ideas.
Olivier Clerc, escritor y filósofo,
en este breve cuento suyo,
a través de la metáfora,
pone en evidencia las funestas consecuencias
de la no conciencia del lento cambiar,
que infecta nuestra salud, nuestras relaciones,
la evolución social y el ambiente.
Un condensado de vida y de sabiduría que cada uno
podrá plantar en su propio jardín
para gozar sus frutos.

La ranita que no sabía que estaba
cocinandose …

Imagínate una cacerola
llena de agua fría
en la cual nada tranquilamente
una pequeña ranita.
Un pequeño fuego
se enciende bajo la cacerola,
y el agua se calienta
lentamente.
El agua despacio, despacio
se va poniendo tibia,
y la ranita encuentra esto
más bien agradable, y
continúa nadando.
La temperatura del agua sigue subiendo...
Ahora el agua está caliente, 
más de lo que la ranita pueda gozar,
se siente un poco cansada
pero no obstante eso no se asusta.
Ahora el agua está verdaderamente caliente y la ranita
comienza a encontrar esto desagradable,
pero esta muy debilitada, entonces soporta y no hace nada.
La temperatura
continúa subiendo,
hasta cuando la ranita
termina simplemente...
cocinándose y muriendo.
Si la misma ranita
hubiera estado metida directamente
en el agua a 50 grados,
con un golpe de sus patas
inmediatamente habría
saltado fuera de la cacerola.
Esto demuestra que,
cuando un cambio
viene de un modo
suficientemente lento
escapa a la conciencia,
y no provoca
en la mayor parte de los casos
ninguna reacción,
ninguna oposición,
ninguna revuelta…
Si miramos lo que sucede
en nuestra sociedad desde hace algunas décadas, 
podemos ver que estamos sufriendo
una lenta deriva
a la cual nos estamos habituando.
Una cantidad de cosas
que nos habrían hecho horrorizar
20, 30 o 40 años atrás
han sido poco a poco banalizadas,
y hoy preocupan apenas,
o dejan directa y
completamente indiferente
a la mayor parte de las personas.
En nombre del progreso,
de la ciencia, y del aprovechamiento,
se efectúan continuos ataques
a las libertades individuales, a la dignidad, 
a la integridad de la naturaleza,
a la belleza y a la felicidad de vivir.
Lentamente, pero inexorablemente,
con la constante complicidad
de las víctimas, inconscientes,
o quizás incapaces de defenderse.
Las negras previsiones
para nuestro futuro
en vez de suscitar reacciones
y medidas preventivas,
no hacen más que
preparar psicológicamente
a la gente para aceptar
las condiciones de vida
decadentes, y también dramáticas.
El martilleo continuo
de informaciones
por parte de los medios
satura los cerebros,
que no están ya en condiciones
de distinguir las cosas.


De perro flauta a político…

TESTIMONIOS DE “CUATRO PERROFLAUTAS”

…Y CRECIENDO…

Mantente al día.

Últimas noticias sobre la acampada de Zaragoza

http://www.acampadazgz.org

Manifiesto de los acampados en Sol

DEMOCRACIA REAL ¡YA!

Nadie os obligó a ser políticos. Ninguno de nosotros os pidió que sirvierais al país. Fue vuestra decisión, libre y soberana, así que no vamos a bajar el listón de nuestra exigencia, al contrario, vamos a incrementarlo como nunca antes lo habíamos hecho y vamos a convertir nuestra determinación en el motor de una revolución pacífica que no podréis ni soñar en detener.

Nosotros sustentamos la nación con nuestro trabajo y sostenemos al estado con nuestros impuestos. Nosotros parimos los hijos, los educamos para que continúen manteniendo la nación cuando les llegue el turno y los alojamos en nuestras casas más tiempo del necesario para su vuelo. Y vosotros no habéis hecho vuestra parte del trabajo.

Ahora no tenemos pan para alimentar a muchos de los nuestros. Ahora una generación entera mejor preparada que ninguna otra antes está agonizando sin futuro. Por vuestra culpa.

Ahora lo sabemos: con vuestra hambre de prebendas y vuestra medrosa intemperancia habéis vendido nuestro país y nos habéis vendido a nosotros. Lo peor es que también queréis que paguemos la factura de vuestras pavorosas componendas.

Nosotros cuidamos de los ancianos, mantenemos el ritmo económico del país y hacemos que el progreso sea una realidad para todos inventando internet, descubriendo los principios activos de los medicamentos, aportando ayuda para paliar cualquier desgracia colectiva, viajando a lugares remotos para llevar consuelo o conocimientos, creando los puestos de trabajo y limpiando el chapapote mental con que vuestra negligencia nos roba vidas, haciendas y esperanzas.

Somos nosotros los que morimos por vuestras decisiones, demasiadas veces equivocadas: y es que nosotros ponemos los muertos en los accidentes, en los atentados, en las guerras y en las catástrofes. Vosotros solo nos miráis desde arriba, insaciables, pidiendo más y más y más.

Ahora, cuando las cosas van mal, así sea individual o colectivamente, seguimos siendo nosotros los que apechugamos para salir del hoyo que vosotros cavasteis. Y de paso os sacamos también a vosotros, ingratos, que encima sonreís y os ponéis la medallita que solo es de la masa, de la gente, de la muchedumbre. De la ciudadanía. Nuestra. Y ya hemos llegado al final de nuestro aguante.

Hasta hoy os hemos pedido poco, muy poco. Solamente que no metierais mano en la caja, que no anduvieseis a la gresca por una silla apenas unos centímetros más alta que la otra, que conocierais y respetarais la Constitución, que entendierais nuestras necesidades como sociedad, que fuerais demócratas en el más estricto sentido de la palabra y que protegierais a los más frágiles de entre nosotros. Los servidores públicos sois vosotros y estáis a nuestra disposición, pero lo olvidasteis hace décadas y vendisteis muy barato nuestras vidas, nuestras haciendas, nuestras esperanzas.

Os pedimos muchas veces que nos respetarais como a iguales, que dejarais de perder el tiempo en nimias controversias sobre el tamaño de vuestros egos, enormes por demás. Os gritamos que fuerais más constructivos, capaces y tolerantes, que no dierais tan mal ejemplo a todos los que os hemos estado mirando, atónitos.

Ha llegado el momento de recordaros algo muy importante: este país es nuestro, no vuestro. Y os lo vamos a hacer saber con cuanta determinación y esfuerzos sean necesarios.

Ha llegado el momento. Vamos a recuperar nuestras vidas, nuestras haciendas y, por encima de todo, nuestras esperanzas y nunca más volveréis a robárnoslas.

Ha llegado el momento. Somos más y cada uno de nosotros vale más que todos vosotros juntos porque a nosotros nos mueve la confianza en el nuevo tiempo al que pertenecemos y no vuestro miedo a perder un tiempo que ya murió.

Ha llegado el momento. Vamos a recuperar la sociedad de una nación a la que queremos más que vosotros, con más sensatez y mejores capacidades. Una sociedad que sabe lo que quiere, cómo lo quiere y cuándo lo quiere; una sociedad segura de sí y que sabe bien lo que no quiere: a vosotros.

Ha llegado el momento de abrir la caja de Pandora: y ahora solo resta que os vayáis y dejéis el campo libre para que podamos hacer las cosas bien, con la participación de todos y con la hermosa bandera de la Democracia Real izada en nuestros pabellones. No lo pongáis difícil empecinados en vuestra arrogancia.

Idos a casa, politiquillos. Idos ahora cuando todavía os cabe el honor de la retirada silenciosa. Después no habrá tiempo y será muy doloroso.

Estáis despedidos. Sin 45 días. Ni paro.

Democracia Real Ya.

Mafalda:

"¿No será acaso que esta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida?

John Lenon:

"La vida es aquello que te va sucediendo mientras tú te empeñas en hacer otros planes"

Blog Stats

  • 138,716 hits
A %d blogueros les gusta esto: